Una tirada de dados…

Elvira Q.

El Museo Reina Sofía presenta, en el espacio de la Biblioteca y Centro de Documentación, Una tirada de dados… una conversación a tres bandas y en dos partes entre el bailaor Israel Galván, el artista Pedro G. Romero y el diseñador gráfico Filiep Tacq.

Una tirada de dados… responde a la invitación por parte de Filiep Tacq y de Pedro G. Romero a Israel Galván para “traducir a danza” el conocido poema de Stéphane Mallarmé (1842- 1898) Un coup de dés jamais n’abolira le hasard [Una tirada de dados jamás abolirá el azar] publicado por la editorial Gallimard en 1914, tras la muerte del poeta. En el libro, Mallarmé alteraba las convenciones tipográficas fijadas por los márgenes de la página para desbordarlos imaginando nuevas disposiciones gráficas y rítmicas, en un intento de convocar la poesía más allá del espacio textual. En 1969, Marcel Broodthaers (1924-1976) con un ánimo afín realizó una reinterpretación de este poema traduciendo las palabras a franjas negras de distintos grosores sobre el blanco del papel, de modo que lo escrito deviene pura imagen y ritmo. Este diálogo entre el impacto del poema original y la intervención posterior del artista belga sirve de premisa para la pieza que se presenta.

Dados1La conversación comienza con Filiep Tacq, que propone una mirada hacia cómo Marcel Broodthaers produjo sus libros de artista teniendo en cuenta el interior de estos, su construcción formal y su articulación al sostenerse entre las manos, y Pedro G. Romero, que continúa y establece un vínculo entre el desbordamiento de la página operado por Mallarmé y la posterior intervención realizada por Broodthaers al tachar con manchas negras las palabras del poeta francés, generando una serie de cadencias, casi musicales, que entran en diálogo con el baile flamenco. A este intercambio se incorpora la danza de Galván en una traducción rítmica y corpórea, rebasando el soporte literal de la página, en este caso el tablao flamenco, para expandirlo al espacio de estudio, lectura y búsqueda que es la biblioteca. La biblioteca se convierte así en el lugar donde las páginas de Mallarmé y Broodthaers se tocan a través del baile de Galván.

Así, en palabras del propio Pedro G. Romero: Se considera a Stéphane Mallarmé como el poeta que inventa el espacio del arte moderno, al liberar por primera vez al poema –la escritura– de la rigidez de los márgenes de la página, dejando planear las palabras sobre la página con una pauta abierta, si acaso una pauta musical, contemporánea al nacimiento de la cinematografía. Al mismo tiempo, rompe con el orden de la lectura lineal, aumentando así el nivel de abstracción, proponiendo nuevas interrelaciones entre frases y palabras, y devolviendo al lenguaje una autonomía que va más allá, incluso, de las intenciones del autor, el contexto social y las condiciones de su época.

Marcel Broodthaers (MB), con su lectura del paso, da un paso mas allá. Su operación consiste en tapar todas las líneas de texto con barras o rectángulos negros, haciendo ilegible el texto, reduciéndolo a una imagen, una construcción de llenos y vacíos. Un ritmo de barras negras paralelas, como una partitura musical pero también como una arquitectura constructivista pero también como un film abstracto pero también como un archivo censurado pero también como un impreso cibernético pero también… MB imprime en la cubierta su nombre en el lugar del nombre de Mallarmé y cambia la palabra ‘poem’ (poesía) por ‘image’ (imagen).

En el trabajo del bailaor flamenco Israel Galván están el silencio y el movimiento en suspensión; las cesuras musicales; los gestos precisos e irreconocibles a la vez; el siseo; la música interna; la continua exposición y ocultamiento del cuerpo y sus partes; los chasquidos de la lengua; la fragmentación, continuamente reordenada, de secuencias; el fraseo tartamudo; los sonidos que escapan de la cabeza, la boca, los dedos, el torso, los pies; el acontecimiento convertido en texto.

Dados2No es solo casualidad que un bailaor como Israel Galván pueda emparentarse con formas de hacer que recorren el mismo camino desde Mallarmé a Broodthaers. Al menos podremos señalar tres tradiciones que han concurrido para imprimir al flamenco este carácter. Por un lado, la relación de algunos poetas ‘flamencos’ con el propio Mallarmé, especialmente Antonio Machado y su heterónimo Juan de Mairena; por otro, la temprana relación del baile con el cinematógrafo, con el que convivía en el espacio de variedades, y la mímesis de sus formas en el desarrollo artístico del género; finalmente, la relación del bailaor Vicente Escudero con las vanguardias cubista y dadaísta desde las que inventó las tradiciones más radicales, ‘primitivas’ y auténticas del propio baile flamenco”.

Una tirada de dados… fue gestada en 2017 en el marco del proyecto El libro por venir, iniciado por la oficina de arte y conocimiento Bulegoa z/b (Bilbao) en 2015, para Corpus, red para la práctica de la performance, cofinanciada por el programa Europa Creativa de la Unión Europea (2014-2017),en torno a la performatividad del libro de artista y que tiene como punto de partida cinco libros de Marcel Broodthaers. Hasta el momento, se ha mostrado en el marco del Festival Playground en Lovaina (Bélgica) y en el Festival Escenas do Cambio en Cidade da Cultura Santiago de Compostela).

Museo Reina Sofía. Edificio Nouvel. Biblioteca y Centro de Documentación. Ronda de Atocha, esquina plaza del Emperador Carlos V. Madrid. Sábado 6 de abril, 2019 a las 19:00 hs.

Imágenes: Israel Galván en Una tirada de dados… Festival Playground en Stuk theatre Lovaina, 2016 © Joeri Thiry.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*