Rossini: Duetto buffo di due gatti

Cecilia Bass.

El Duetto buffo di due gatti, más conocido como Dúo de los gatos, es una pieza popular compuesta para dos sopranos, de 1825.

A pesar de sus orígenes nada claros es una gran pieza de música cómica, en general, atribuida al compositor italiano Gioachino Rossini (1792-1868), que fue conocido especialmente por sus óperas, particularmente las bufas. Su popularidad le hizo asumir el “trono” de la ópera italiana en la estética del bel canto a principios del siglo XIX, género que realza la belleza de la línea melódica vocal.

Rossini llevó a la perfección musical el género bufo. El grado de dificultad vocal de sus óperas es tan extremo que muchas de sus obras eran prácticamente imposibles de cantar. Así, los grandes papeles de sus óperas, originalmente pensados para mezzosoprano, fueron, y frecuentemente son, interpretados por sopranos ligeras.

Cuenta la leyenda que a Rossini le molestaba que las sopranos modificasen las partituras de sus óperas para su propio lucimiento, así que decidió componer esta pieza, en la que hace cantar a dos gatos en la tesitura de soprano, a modo de venganza.

En realidad no fue escrita por él, su autor es probablemente el compositor británico Robert Lucas de Pearsall (1795-1856), que utilizó el nombre de G. Berthold como seudónimo.

La música es una compilación que incorpora distintos pasajes:

  • Un extracto de la cabaletta del aria Ah, come mai non senti, cantada por Rodrigo en el segundo acto de Otello (1816) de Rossini.
  • Un extracto de un dúo entre Otello y Yago del mismo acto.
  • La Katte-Cavatine, del compositor danés C. E. F. Weyse.

La letra consiste sólo en la repetición de la onomatopeya “miau”, el maullido del gato y consiste en el intercambio de respuestas que se dan el gato I y el gato II, la pieza es en sí “un duelo” de maullidos entre dos gatos.

Este dueto destaca por la comicidad de su interpretación y lo simpático del conjunto melodía/ritmo, pareciendo algo ligero y sin grandes pretensiones, la música tiene mucha dificultad, especialmente la entonación.

El truco a la hora de interpretar esta pieza es la nasalización, apoyándose mucho en la eme de “miau” para que la voz suene más a gato, pero en la segunda parte de la pieza, cuando aparecen semicorcheas (notas muy cortas) o agudos, inevitablemente la voz sale bien colocada.

Hay muchas versiones de este dueto, para la ocasión hemos escogido las voces blancas del Coro de niños, Les Petits Chanteurs a la Croix de Bois, más conocido como Los Pequeños Cantores De París. Los niños que cantan son Hyacinthe de Moulins y Regis Mengus. Aunque parece que Moulins abandonó su carrera musical, Mengus ha llegado a convertirse en un famoso cantante de ópera.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*