Nocturnos periféricos

Cecilia Bass.

En 1780 el físico Aimé Argand inventa el quinqué. Con este artilugio, el ser humano comienza la carrera para hacerse dueño de un terreno que hasta entonces le estaba vedado: la noche. Casi al mismo tiempo los compositores comienzan a publicar obras tituladas notturno, concebidas para ser interpretadas más allá de la caída del sol, género que adquiere carta de naturaleza con la obra pianística de John Field, primero, y de Fryderyk Chopin más tarde. Desde entonces, multitud de compositores han encontrado un filón en la noche: fantasmas, sueños y pesadillas. La interpretación de las obras propuestas en este ciclo se acompañará con un particular diseño de luces para evocar estos misterios nocturnos.

NocturnosEl grado de sofisticación alcanzado por Fryderyk Chopin en sus nocturnos tuvo un destacado seguimiento en los trece nocturnos de Gabriel Fauré, representativos de la evolución de su escritura pianística. Los ritmos ondulantes y sincopados del acompañamiento propios de su estilo están presentes en el Nocturno nº 6 en Re bemol mayor, escrito en 1894, y en el Nocturno nº 13 en Si menor, finalizado en diciembre de 1921 y cima de su obra para piano. El molde chopiniano es también la carta de presentación del Nocturno de Samuel Barber, compuesto en 1959 como homenaje a John Field y con un acompañamiento arpegiado que provee a la cromática melodía del aura de los grandes maestros del género. Por su parte, el Nocturne for lefthand alone del pianista de jazz Fred Hersch asume la herencia de las obras para la mano izquierda de Scriabin, que parten de la tesitura grave del piano para concentrar la melodía en el registro central. La periferia estadounidense concluye con el Notturno de Charles T. Griffes, una introvertida pieza de 1915 cuya ambigüedad tonal y rítmica le confiere un carácter improvisatorio.

De regreso a Europa, escuchamos el Nocturno de Giuseppe Martucci. Escrito en el verano de 1891, refleja en su carácter crepuscular y ensoñador el espíritu del último romanticismo. Poco tiene que ver con el “Nocturno” de su discípulo Ottorino Respighi quien, tras unos años en Rusia y Berlín, plasma en esta pieza la belleza calmada de la noche más afín al pianismo de Debussy. Compuesta en 1916, la última pieza de la Suite no 3 de George Enescu, “Carillon nocturne”, es representativa del eclecticismo y variedad estilística de su obra temprana, imitando el sonido de las campanas y carrillones europeos mediante la sucesión casi continua de intervalos aumentados y disminuidos en la textura musical. Como colofón, el “Nocturno” de Pancho Vladigerov, envuelve al oyente en un aura de misterio conseguida a través de la combinación de una melodía modal que emplea los intervalos exóticos propios del folclore búlgaro superpuesta a una estructura heredera de la armonía cromática.

Nocturnos1El intérprete, el pianista Josu De Solaun, ganador del primer premio del Concurso Internacional de Piano George Enescu de Bucarest (2014), cuya lista de ganadores incluye nombres ilustres como Radu Lupu y Elisabeth Leonskaja, es el único español ganador del certamen en sus casi sesenta años de su existencia. Asimismo, en 2006 obtuvo el primer premio en el Concurso Internacional de Piano José Iturbi.

A lo largo de su carrera, ha actuado como solista con orquestas como la del Teatro Mariinski de San Petersburgo, Orquesta de Cámara Rudolf Barshái de Moscú, Orquesta Sinfónica RTVE, Orquesta del Teatro La Fenice de Venecia, la Filarmónica George Enescu de Bucarest, Orquesta de la Radio Checa, la Real Filharmonia de Galicia, Orquesta de Valencia, la Sinfónica de Euskadi, la Filarmónica de la Ciudad de México y la Orquesta Sinfónica de Bilbao, entre otras.

Graduado por la Manhattan School of Music de Nueva York, donde estudió durante doce años bajo la tutela de la pianista rusa Nina Svetlanova y el pianista cubano Horacio Gutiérrez. En España estudió con Ricardo Roca, María Teresa Naranjo y Ana Guijarro.

Programa:

NOCTURNOS PERIFÉRICOS

ESTADOS  UNIDOS

Fred Hersch (1955)

Nocturne for left hand alone, de Three character studies

Samuel Barber (1910-1981)

Nocturno Op. 33, “Hommage to John Field”

Charles T. Griffes (1884-1920)

Notturno, de Fantasy pieces Op. 6

ITALIA

Giuseppe Martucci (1856-1909)

Nocturno Op. 70 nº 1

Ottorino Respighi (1879-1936)

Nocturno, de Seis piezas para piano

FRANCIA

Gabriel Fauré (1845-1924)

Nocturno nº 6 en Re bemol mayor Op. 63 Nocturno nº 13 en Si menor Op. 119

LOS BALCANES

George Enescu (1881-1955)

Carillon nocturne, de Pièces impromptues Op. 18, “Suite nº 3”

Pancho Vladigerov (1899-1978)

Nocturno, de Novelettes Op. 59

FundaciónFundación Juan March. Castelló 77. Madrid. 30 de marzo 2019 a las 12 h. Entrada gratuita. Parte del aforo se puede reservar por internet.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*