Marcos Fajardo, Oscar Científico y de Ingeniería

Carmen de Lucas Vallejo.

La Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood reconoció al ingeniero malagueño, Marcos Fajardo, con el Premio Científico y de Ingeniería.

Se trata del primer Oscar técnico que recibe un español en esta categoría. Fajardo calificó el premio como “una alegría inmensa” y una recompensa al trabajo de muchos años.

Estos premios técnicos se crearon para reconocer avances tecnológicos que cambian significativamente el proceso de creación de películas y han recaído en anteriores ediciones en empresas como ARRI, RED, Sony y Panavision por sus cámaras digitales de cine.

Fajardo1Marcos Fajardo fue galardonado por la creación del software Arnold, nombrado así en referencia a Arnold Schwarzenegger. “Empezó como una broma” el día en que escuchó por primera vez al actor austriaco en inglés en la película Terminator y se dio cuenta de que su voz no sonaba como la de Constantino Romero.

Comenzó a escribir el código de este programa informático en 1997, cuando estudiaba Ciencias de la Computación en la Universidad de Málaga. Su obsesión era el cálculo de los rebotes de luz en entornos virtuales tridimensionales, usando una técnica conocida como trazado de rayos, en esa época lenta, tediosa y cara. Nadie predijo entonces que este software se convertiría en referencia mundial para la realización de los efectos especiales digitales de las producciones cinematográficas más importantes.

El programa Arnold es capaz de calcular o renderizar (proceso por el que un ordenador “interpreta” escenas en 3D y las plasma en una imagen bidimensional) todo tipo de imágenes digitales con gran realismo.

“Cuando empiezas tú solo en esto tienes poca credibilidad sin una empresa detrás y resultó difícil”, admitió Fajardo sobre los inicios en los que llegó a Hollywood con su software. “Pero esta industria es muy visual y si tienes algo que funciona muy bien, lo puedes enseñar. Fue relativamente fácil venderlo y usarlo por primera vez en La casa de los sustos (2006), una cinta de animación, nominada al Oscar, producida por Steven Spielbeg y Robert Zemeckis. El producto era muy bueno y casi se vendía solo”, manifestó.

En su opinión lo que lo distingue de los demás es una mezcla entre la calidad de los efectos, la facilidad de uso del programa y la velocidad de ejecución. “El santo grial de los motores de renderizado es poder trabajar en tiempo real con la mejor calidad, que la visualización de los efectos sea inmediata y óptima”.

Fajardo2No recibió una estatuilla sino una placa en reconocimiento a la visión creativa y la originalidad de este software utilizado en efectos visuales digitales y entre los de mayor presencia en Hollywood. Un premio compartido con Chris Kulla, Clifford Stein, Alan King y Thiago Ize, que le ayudaron a optimizar la ingeniería de este motor, los dos primeros desde Sony Pictures Imageworks y los segundos desde su compañía, Solid Angle. “Mi suerte es que siempre tuve a mi lado gente más lista que yo”, reconoce Fajardo.

En 2006 Marcos Fajardo fundó Solid Angle, empresa de I+D con sede en Madrid que se encargó de llevar el producto a un alto nivel de sofisticación técnica y velocidad y que hoy cuenta con oficinas en Madrid y Londres, ingenieros en cuatro continentes y clientes en más de 50 países.

Fajardo, que ahora planea producir la comedia de Lucas Figueroa Despido procedente, fue pionero en adaptar los métodos numéricos llamados de Monte Carlo, creados en la década de los 40 en el marco del Proyecto Manhattan de desarrollo de armas nucleares, al renderizado de imágenes para cine.

Aunque en un principio estos cálculos requerían el uso de grandes superordenadores, los ingenieros de Solid Angle crearon algoritmos optimizados que funcionaban en un hardware más asequible. Estudios de animación y efectos visuales como Pixar, Disney, DreamWorks, Lucasfilm o Weta Digital no tardaron en adoptar estas nuevas ideas a sus sistemas de producción.

Su programa de efectos especiales ha sido utilizado en películas entre las que  figuran desde las españolas Torrente o Justin y la espada del valor, a Spiderman 3, Alicia en el País de las Maravillas, Hotel Transilvania, Thor, X-Men, Guardianes de la galaxia, Star Trek, El Capitán América o Misión: Imposible 4.

Pero de todas las películas que han contado con su programa Arnold, de la que más orgulloso se siente Fajardo es de Gravity, dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón y gran triunfadora en la 86 edición de los Oscar en la que se hizo con siete estatuillas doradas.

Fajardo y su empresa, Solid Angle, recibieron el año pasado el premio tecnológico de la Academia de Cine española, el Segundo Chomón, por este programa utilizado en Hollywood desde hace más de una década.

Y de las cinco candidatas este año a los mejores efectos visuales, Doctor Extraño y Rogue One: Una historia de Star Wars también tienen algo suyo, en concreto, Arnold, el motor de renderizado que puso en marcha este español y que ahora la Academia reconoce con uno de sus galardones técnicos y científicos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*