La soja, ¿alimento milagroso?

Carmen de Lucas Vallejo.

soja

En Europa y España hay un conflicto entre dos principios: por un lado, el derecho de los ciudadanos al libre acceso a los productos de consumo que desean y, por otro lado, la obligación de las autoridades de garantizar la protección de la salud.

Muchas personas prefieren el uso de productos “naturales” en lugar de la especialidad farmacéutica con el principio activo. Esto se repite con múltiples principios activos y quizá merezca la pena señalar el caso de los estrógenos. En los últimos años se ha ido acumulando evidencia científica sobre los beneficios y riesgos del tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos para el alivio sintomático a corto plazo de los síntomas de la menopausia (sofocos). Sabemos del esfuerzo investigador sobre temas como las dosis apropiadas de estrógenos, las posibles diferencias entre los estrógenos de tercera generación y los anteriores o los agonistas estrogénicos modificados, la evaluación previa del perfil para enfermedad tromboembólica y cáncer de mama en las posibles pacientes, el papel de la progesterona concomitante como protección para el cáncer de endometrio y muchos otros. Sin embargo, el rasero que aplicamos a los fitoestrógenos contenidos en la soja es distinto. Sabemos que la eficacia de los derivados de la soja en los síntomas de la menopausia radica en su actividad estrogénica y sin embargo aceptamos su eficacia sin exigir el mismo nivel de conocimiento sobre sus riesgos que exigimos a las dosis establecidas en las diversas especialidades farmacéuticas disponibles para esta indicación. Existe la percepción de que los productos “naturales” son inocuos en lo referente a efectos secundarios y ventajosos, por su supuesto carácter «natural», frente a los principios activos utilizados por la medicina tradicional.

Durante años, el mercado de la soja fue muy limitado. Los americanos no sólo odiaban su sabor a leguminosa y la flatulencia que producía, sino que consideraban a la soja como una comida de vegetarianos. Esta percepción de la soja preocupaba a la industria, que tenía gran cantidad de excedentes de proteína de soja procedentes de la producción de aceite de soja.  Al contrario que en Asia donde la gente come pequeñas cantidades de productos de soja sin procesar, en occidente se procesa industrialmente la soja para separarla en dos productos: proteína y aceite. Para conseguir grandes beneficios vendiendo proteína de soja como “alimento humano” era necesario que la industria hiciera que la gente estuviese dispuesta no sólo a comer soja, sino pagar caro dicho privilegio. Millones de dólares procedentes de la industria de la soja se han invertido en investigaciones médicas, esponsorizar simposios, establecer reclamos sobre los beneficios que reporta para la salud el consumo de soja en el etiquetado de dichos productos y en influenciar a dietistas y periodistas. La campaña ha llevado a una exaltación de la soja y a inmensos beneficios. Así que la industria vende soja al consumidor de alto poder adquisitivo no como una comida barata, sino como una sustancia milagrosa que previene las enfermedades coronarias y el cáncer, elimina los sofocos de la menopausia, fortalece los huesos y nos mantiene siempre jóvenes. Para ello la competencia, carne, leche, queso, mantequilla y huevos, ha sido debidamente demonizada en los organismos gubernamentales. La presión para introducir más soja ha sido implacable desde entonces y su alcance global, hasta el punto de que la proteína de soja se encuentra ya en la mayoría de los panes de los supermercados. La publicidad ha sido tan eficaz que la venta de productos de soja es hoy notable cuando hace sólo unas décadas ni siquiera se consideraba adecuada para comer ni en Asia. En realidad, en Oriente no se consumen productos de soja no fermentados porque contienen grandes cantidades de toxinas naturales o antinutrientes que son potentes inhibidores de la tripsina y otras enzimas necesarias para la digestión de las proteínas. Tales inhibidores son proteínas grandes y compactas que no se desactivan al cocinarlas y pueden producir graves desórdenes gástricos, digestión incompleta de las proteínas e insuficiencia crónica en la absorción de aminoácidos. En animales de laboratorio dietas altas en inhibidores de tripsina causan agrandamiento del páncreas y otras condiciones patológicas, cáncer incluido.

Un estudio sobre el uso histórico de su uso en Asia muestra que sólo fue usada por los pobres. Éstos, cuando no tenían nada que comer, consumían fijoles de soja, pero preparándolos cuidadosamente para destruir todas sus toxinas. En Asia la soja es sólo un complemento alimenticio que se utiliza fundamentalmente como condimento en forma de salsa de soja y en otros productos fermentados que ni se comercializan ni se toman apenas en Occidente como el miso, el tempeh o el natto.

El hecho de que la proteína de soja goce de una excelente reputación, pero el aceite de soja haya caído en desgracia ha conducido a una división en cuanto al marketing en las clases sociales. La gente preocupada por la salud de las clases sociales elevadas está dispuesta a pagar un alto precio por los supuestos efectos benéficos de la soja en herbolarios y tiendas de productos orgánicos. Mientras tanto, el resto ingiere el mortal aceite de soja cargado de grasas hidrogenadas en cualquiera de los alimentos procesados del mercado: crakers, cookies, bollería, alimentos enlatados, patatas fritas congeladas, etc. Sin embargo, los productos de soja de elevado coste se han asociado en la mente popular con la palabra “saludable”, parecen no darse cuenta de que la industria alimenticia ha introducido soja invisible en casi todos los productos de los supermercados. Siempre que los precios se mantengan bajos y el sabor y la textura resulten familiares, la soja es percibida como un aditivo saludable. Mientras tanto, en los vecindarios de las clases altas, el aceite de soja está acabando con la reputación de saludable que tenía la proteína de soja, y comienza a aparecer en productos vendidos en los herbolarios y tiendas de productos naturales, y no precisamente en su forma más saludable (sin refinar y prensado en frío). En general, deberíamos ser cautos a la hora de pensar que un alimento cualquiera es un alimento milagroso, especialmente uno que ha sido promovido por los mismos fabricantes, y que por tanto se benefician de este reclamo. Oímos tantas cosas maravillosas sobre la soja, pero los posibles beneficios no compensan los riesgos demostrados derivados de su consumo. Miles de estudios clínicos, epidemiológicos concluyen que el consumo de soja está ligado a la malnutrición, problemas digestivos, hipotiroidismo, declive cognitivo, problemas reproductivos, debilitamiento del sistema inmunológico, e incluso problemas del corazón y cáncer. La alta tecnología que se emplea hoy en día para separar la proteína del aceite no sólo no remueve los anti nutrientes y las toxinas presentes de forma natural en la soja, sino que deja residuos tóxicos y cancerígenos originados por las altas temperaturas, alta presión, baños ácidos y alcalinos, así como disolventes del petróleo. Los peores derivados de la soja que existen actualmente son los concentrados de proteína de soja, la soja texturizada y la proteína vegetal hidrolizada. Estos ingredientes se encuentran en casi todos los productos procesados: batidos, barras energéticas, hamburguesas vegetales o atún en lata. Los peores productos derivados del aceite de soja son las margarinas hechas con aceite de soja parcialmente hidrogenado que contiene los peligrosos ácidos grasos transaturados. Para que el público acepte los aceites de soja se les somete a un procesado industrial exhaustivo, que incluye desodorización e hidrogenación. Existen infinidad de productos elaborados a partir de la soja y otros muchos incluyen soja en su preparación de manera encubierta, ya que algunos aditivos como el E322 son lecitina de soja.

La soja contiene isoflavonas, un tipo de fitoestrógenos con acción antioxidante. Su forma y estructura es similar a la de los estrógenos humanos, pero poseen una acción más débil sobre las células. El interés que ha despertado se debe a la posibilidad de que los fitoestrógenos sean susceptibles de reducir el riesgo de una división celular descontrolada. Además se conoce su posible capacidad para tratar o prevenir otras enfermedades y trastornos en los que intervienen los estrógenos como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares o los síntomas relacionados con la menopausia. Pero las isoflavonas, a las que se atribuye la protección contra el cáncer, aparecen en muchos libros de texto de toxicología como carcinógenos. También se ha demostrado que son mutagénicos, clastogénicos y terogénicos. Estudios recientes han demostrado incluso que la soja acelera el crecimiento del cáncer de mama.

La soja induce una marcada descalcificación, es deficitaria en hierro, lo que puede llevar a la anemia, deficitaria en vitamina B12,deficitaria en tiamina o vitamina B1 y deficitaria en el aminoácido lisina. Además contiene diversos antinutrientes, entre ellos los inhibidores de enzimas digestivos como la tripsina y otros necesarios para la digestión de proteínas, siendo además inhibidores del crecimiento; o el ácido fítico presente en un grupo de sustancias denominado fitatos que están presentes en el salvado o la cáscara de todas las semillas. Los fitatos son quelantes, es decir, pueden unirse a iones metálicos y bloquear la asimilación y la biodisponibilidad de minerales esenciales: calcio, magnesio, cobre, hierro y, especialmente, zinc.

Es muy rica en proteínas pero es relativamente pobre en el aminoácido azufrado cistina, precursor de la cisteína, del glutatión y de la taurina. Además su procesamiento a altas temperaturas tiene el desafortunado efecto secundario de desnaturalizar la lisina y los demás aminoácidos, desnaturaliza los ácidos grasos poliinsaturados, omega 3, y produce ácidos grasos trans-inactivos. Además en el procesamiento industrial se produce lisinealina, sustancia cancerígena, y los disolventes utilizados dejan otros residuos cancerígenos como el hexano.

Su consumo no sólo no previene el cáncer sino que puede fomentar cánceres ginecológicos y tiroideos. Se han descrito en la literatura científica: cáncer de páncreas, mayor tasa de cáncer y leucemia infantil, mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, aumento de cánceres de la vulva, aumento del riesgo de cáncer en la glándula tiroides, aumento de la incidencia de hiperplasia endometrial (estadío precursor del cáncer de útero) y aumento del riesgo de cáncer en la glándula tiroides.

Bien, pues a todo esto habría que añadir que casi el 95% de la soja que llega a nuestras mesas es transgénica por lo que los productos derivados de ella serían aún más tóxicos y las consecuencias de su consumo impredecibles. Se ha comprobado experimentalmente que el ADN transgénico ingerido en alimentos se puede recombinar en el estómago y el intestino humanos transfiriendo a las bacterias de la flora intestinal propiedades de las plantas transgénicas como, por ejemplo, la resistencia a los antibióticos.

 

24 Comments en La soja, ¿alimento milagroso?

  1. Can I just say what a relief to find someone who actually knows what theyre talking about on the internet. You definitely know how to bring an issue to light and make it important. More people need to read this and understand this side of the story. I cant believe youre not more popular because you definitely have the gift.

  2. A king’s chaff is worth more than other men’s corn.

  3. Can you type long blog posts on the PS3 web browser?

  4. An interesting discussion is worth comment. I think that you should write more on this topic, it might not be a taboo subject but generally people are not enough to speak on such topics. To the next. Cheers

  5. I close my browser often for various reasons, and having to repeatedly log into my accounts like Facebook, Yahoo, Gmail, and etc, is very inconvenient and getting gold. Firefox 2 never did this, just my current Firefox 3..

  6. I used to be more than happy to seek out this net-site.I needed to thanks to your time for this glorious learn!! I undoubtedly enjoying every little little bit of it and I’ve you bookmarked to check out new stuff you weblog post.

  7. plumber conroe texas

  8. Great post . . . I was just searching for something TOTALLY unrelated and came across this page. Definitely like the site and added it to my feedly to follow!

  9. How do I know if my blogs are being seen by others?

  10. What’s the best way to copyright a website and all its contents? Copyright poetry?

  11. There are certainly a lot of details like that to take into consideration. That is a great point to bring up. I offer the thoughts above as general inspiration but clearly there are questions like the one you bring up where the most important thing will be working in honest good faith. I don?t know if best practices have emerged around things like that, but I am sure that your job is clearly identified as a fair game. Both boys and girls feel the impact of just a moment’s pleasure, for the rest of their lives.

  12. Nice post. I learn something more challenging on different blogs everyday. It will always be stimulating to read content from other writers and practice a little something from their store. I’d prefer to use some with the content on my blog whether you don’t mind. Natually I’ll give you a link on your web blog. Thanks for sharing.

  13. Thanks again for the post.Much thanks again. Will read on…

  14. I truly appreciate this blog article.Really looking forward to read more. Keep writing.

  15. I loved your article. Fantastic.

  16. wow, awesome blog post.Thanks Again. Cool.

  17. Great article.Much thanks again. Much obliged.

  18. Zune and iPod: Most people compare the Zune to the Touch, but after seeing how slim and surprisingly small and light it is, I consider it to be a rather unique hybrid that combines qualities of both the Touch and the Nano. It’s very colorful and lovely OLED screen is slightly smaller than the touch screen, but the player itself feels quite a bit smaller and lighter. It weighs about 2/3 as much, and is noticeably smaller in width and height, while being just a hair thicker.

  19. Usually I do not read post on blogs, but I would like to say that this write-up very forced me to try and do so! Your writing style has been amazed me. Thanks, quite nice article.

  20. Can I just say what a relief to find someone who actually knows what theyre talking about on the internet. You definitely know how to bring an issue to light and make it important. More people need to read this and understand this side of the story. I cant believe youre not more popular because you definitely have the gift.

  21. I simply want to mention I’m very new to weblog and actually savored you’re blog. Almost certainly I’m likely to bookmark your website . You certainly come with terrific article content. Thanks a bunch for revealing your web-site.

  22. Buen artículo. Poco a poco los capitalistas nos están matando…

    • No lo sabes bien. Soja transgénica, maíz transgénico, eso se traduce en aceites, margarinas, productos elaborados como bollería, pizzas, precocinados. Escribiré un artículo sobre transgénicos, es una vergüenza, en España se cultiva el 95% de los transgénicos de Europa y ahora se hacen investigaciones en Almería en patatas, pepinos, tomates, etc.

Responder a subwaysurfersgame.net Cancelar respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.

*