Jochen Lempert

Elvira Q.

El trabajo de Jochen Lempert (Moers, Alemania, 1958) trata el medio fotográfico desde lo visual y desde la investigación; a menudo, con la intención de cuestionar los criterios de búsqueda de la verdad y los modelos que construyen el mundo. El artista retrata el mundo animal en los contextos más diversos. En su incesante búsqueda, Lempert ha conseguido crear un vasto archivo de imágenes cubriendo un amplio espectro que abarca desde vistas cotidianas a composiciones que tienden hacia la abstracción.

Jochen Lempert, From Physiologus (Horse), 1995-2017

Jochen Lempert, From Physiologus (Horse), 1995-2017

Este interés en el mundo natural como sujeto se complementa con su exhaustiva exploración de las propiedades y la materialidad de la imagen fotográfica. Analógicas, en blanco y negro y positivadas en el cuarto oscuro, sus fotografías se resisten a cualquier categorización, ajenas  a los cánones de la estética actual. El hecho de que sus imágenes se muestren sin marco, directamente sujetas a la pared, aporta a sus trabajos textura, una sensualidad casi objetual y una extraordinaria inmediatez que invitan al espectador a observar más de cerca. 

Pero la mirada atenta y sagaz del artista no está limitada al momento en la que realiza el disparo o procesa el material, sino que su trabajo crece desde y a través del espacio. En sus presentaciones recurre a agrupaciones y juegos de escala que responden al lugar de exposición. La colocación y selección del material parten de una elaboración atenta, siempre buscando referencias cruzadas y asociaciones que desvelan sutiles correspondencias. Las propuestas elaboradas por el artista nos abren así nuevas percepciones sobre los patrones, estructuras, las irregularidades o el orden que conforman el mundo natural.

Jochen Lempert Untitled (Colibri), 2016

Jochen Lempert
Untitled (Colibri), 2016

A inicios de la década de 1990, cuando tomó la decisión de dedicarse por entero a la práctica artística, eligiendo la fotografía como su medium exclusivo, Jochen Lempert se encontraba en una encrucijada. Había pasado la década anterior preparándose para una vida profesional dedicada a la biología, desarrollando sus estudios universitarios en esa área, realizando trabajos de campo en Europa y África, y escribiendo ensayos académicos. Al mismo tiempo, y de forma más decidida a partir de 1983, había desarrollado, en colaboración con los demás miembros del colectivo Schmeldzahin, Jürgen Reble y Jochen Müller, una intensa actividad de producción de películas experimentales a la que el fin del grupo en 1989 puso término.

Jochen Lempert Untitled (Plastic Bag III), 2017

Jochen Lempert
Untitled (Plastic Bag III), 2017

Lempert sabía que, tarde o temprano, si quería desarrollar de manera plena una de esas vocaciones, la investigación científica o la producción artística, habría de renunciar a la otra. Escoger la última en detrimento de la primera no fue una decisión fácil, como demuestra el hecho de que algunos años más tarde hubiera intentado retomar la investigación científica. Entre 1994 y 1997, el artista realizó una investigación sistemática sobre la migración de distintas especies de insectos, en particular libélulas, en el espacio urbano; finalmente, acabó por desistir del objetivo de escribir una tesis científica sobre ese tema. Fue justamente en 1997 cuando tuvo lugar, en el Kunstverein de Bonn, su primera exposición extensiva, reconfigurada el año siguiente en el Kunstverein de Friburgo, todas bajo el título 365 Tafeln zur Naturgeschichte [365 cuadros sobre la historia natural], que motivó la publicación de un catálogo que abarcaba su trabajo desde el inicio de la década.

Jochen Lempert Jackdaw (Fontana) I, 2014

Jochen Lempert
Jackdaw (Fontana) I, 2014

El artista canalizó para su obra fotográfica su fascinación por la complejidad y diversidad del mundo natural, que observa y registra con una mirada conocedora y una curiosidad insaciable sirviéndose de sus conocimientos en el campo de la biología, en particular de la zoología y la botánica. Pero el artista no encorseta su obra en los límites de su vasta cultura científica. En este sentido, es muy sugerente que, en el catálogo anteriormente mencionado, extractos de textos de eminentes científicos convivan con citas de textos literarios de Dante Alighieri y Edgar Allen Poe. Durante la década de 1990, Jochen Lempert trabajó en series fotográficas que ponen en juego o simulan principios de inventariado y clasificación, tan apreciados por las ciencias naturales. The Skins of Alca impennis, por ejemplo, consiste en un vasto conjunto de retratos de individuos de la especie Alca impennis, también conocida por alca gigante, que se extinguió a mediados del siglo  XIX (esta serie aún en curso, iniciada en 1992, incluye hoy en día 54 de los 78 especímenes embalsamados que se encuentra en museos de historia natural de todo el mundo). Otro ejemplo son las fotografías de pájaros embalsamados, organizadas en tablas de nueve o doce fotografías, que  el artista produjo entre 1997 y 2004. Fueron sobre todo esas series las que llevaron a varios autores a mencionar a Bernd y Hilla Becher, sus conocidas tipologías de edificios y estructuras industriales, como antecedente histórico o influencia del trabajo de Lempert. Una referencia que, no obstante, se torna improcedente si se extrapola a la mayor parte de su obra, inclusive para muchas de sus series unidas por un mismo motivo y por idénticas propiedades formales. De hecho, Jochen Lempert dio prioridad desde muy pronto, tanto en sus exposiciones como en sus libros, a asociaciones entre fotografías dispares, apoyándose en ocasiones en categorías relativamente indeterminadas, como «simetría y arquitectura del cuerpo» y «recursos genéticos», aún en la década de 1990, o «figuras», «constelación», «expresión de la emoción» y «momentos fisiológicos», en los últimos diez años. Su obra está constantemente impulsada por un pensamiento asociativo que, sin renunciar a la cultura científica, se fue volviendo a lo largo de los años cada vez más libre y frecuentemente especulativo, expandiendo constantemente sus posibilidades combinatorias.

Jochen Lempert Untitled (Botticelli 2), 2016

Jochen Lempert
Untitled (Botticelli 2), 2016

Curiosamente, varios autores han situado a Jochen Lempert en la línea de fotógrafos como Albert Renger-Patzsch, Karl Blossfeldt o August Sander, asociados al movimiento de la «Nueva Objetividad» («Neue Sachlichkeit» en alemán), que irrumpió en Alemania en la década de 1920. Sin negar la pertenencia a esas referencias, entre muchas otras, para contextualizar históricamente su obra es importante no perder de vista que siempre se caracterizó por una prodigiosa exploración de las propiedades materiales de la imagen fotográfica que la alejan de una descripción objetiva de la realidad representada. 

Una serie de fotografías, sugerentemente titulada «Fotografía subjetiva», constituye un ejemplo paradigmático: tumbado con la cámara en el pecho, el artista registró, con una larga exposición de varios minutos, sus movimientos respiratorios a través de la luz emitida por una estrella. A lo largo de los últimos años, Jochen Lempert se interesó por la representación de fenómenos naturales que no se pueden convertir en visibles si no es de manera indirecta. Podríamos igualmente citar aquí, como casos de manifiesto alejamiento de una reproducción mimética de la realidad, las numerosas imágenes del artista hechas sin cámara, solo con el equipo de revelado y ampliación (fotogramas, foliogramas), o incluso sin recurrir al aparato óptico de la fotografía (luminogramas). Pero podemos afirmar que, de un modo general, el carácter fuertemente subjetivo de la fotografía de Jochen Lempert no resulta solo de la visión del mundo y del sistema de valores que en ella proyecta, en última instancia con su radical indagación sobre el modo en cómo experimentamos y percibimos el mundo a nuestro alrededor, sino también con la construcción de la imagen fotográfica en su materialidad. Y lo hace usando medios técnicos muy modestos, al alcance de cualquier adolescente aprendiz de fotografía, que se van volviendo cada vez más anacrónicos en el mundo del arte contemporáneo: por un lado, una cámara de 35 mm, una lente de 50 mm y un rollo de negativo en blanco y negro; por otro, la cámara oscura donde ocurre el proceso alquímico de construcción de sus fotografías. La obra de Jochen Lempert conforma una posición artística solitaria, construida discretamente sin ninguna concesión a las tendencias y los cánones dominantes en los usos de la fotografía en el campo del arte contemporáneo. 

Imágenes: cortesía del artista y ProjecteSD, Barcelona.

Centro de Arte Dos de Mayo. Av. constitución, 23. Móstoles, Madrid. Hasta el 23 septiembre 2018.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*