Fallece a los 85 años el actor José Luis Pellicena

Fernando Neira.

Sin títuloEl actor José Luis Pellicena, hombre de vocación artística tardía y trayectoria finalmente amplísima (casi un centenar de montajes teatrales), ha fallecido en Madrid a los 85 años de edad. Pellicena, socio de AISGE, era zaragozano (había nacido en la capital maña el 2 de marzo de 1933) y concedió a AISGE su última gran entrevista hace ahora justo un año, en noviembre de 2017. En ella confesaba que aún se sentía con ganas de hacer teatro, “algo no muy exigente, porque se pasa muy bien en el escenario”; admitía que la tele nunca fue santo de su devoción y reivindicaba de manera apasionada el trabajo interpretativo: “Te permite soñar y puedes a la vez hacer realidad los sueños. O, más exactamente, vives sueños con muchos visos de realidad”.

Extractos de la entrevista de Pedro Pérez Hinojos

Sin título2El oficio de actor puede ser una vía de escape para el que tiene la urgencia de huir. José Luis Pellicena (Zaragoza, 1933) confiesa que eso es exactamente lo que le sucedió a él: carecía de vocación e incluso del más pequeño interés por la interpretación, pero en un instante decisivo de su vida se le ofreció como el mejor y más imprevisto plan de fuga. Y no solo consiguió escapar, sino que, pasado el tiempo, se ha convertido en uno de los actores más respetados de nuestro país. De ahí que, cuando rememora esta huida desesperada a mediados de los 50, con la seductora media sonrisa que aún sigue gastando, cuesta creer que sea una confesión verdadera. Y más todavía cuando repasa algunos de los trabajos colosales que ha afrontado en escena a las órdenes de grandes de la dramaturgia nacional (fetiche de Tamayo o Narros), así como su cuidada carrera en televisión o cine. O describe con descarnada minuciosidad el arte de convertirse en otro, cuya cima es darle vida a aquellos más aborrecibles o más remotos. Pero Pellicena continúa sonriendo, ajeno al bullicio que ha ido creciendo en torno a la terraza donde se desarrolla la conversación. Su cálida voz de actor de raza se sobrepone para quitarse importancia: “No tengo ningún mérito, siempre he hecho lo que me ha apetecido. La vida, en general, me lo ha puesto fácil”. Y no se siente retirado del todo, aunque en su cabeza hierven ahora otros enredos en los que deambulan peones, torres, alfiles, caballos, reyes y reinas, traducidos a ristras de números y letras en el pequeño cuaderno con el que no para de juguetear mientas habla. ¿Una huida tan larga para acabar perdido en este laberinto? “Pues sí, me ha atrapado al ajedrez y soy muy feliz. Mi único problema es que no encuentro contrincantes”.

(…)

El hombre que fue la reina Isabel de Inglaterra

Sin título4Cuando se le pregunta a Pellicena por su mejor papel, no lo duda: la reina Isabel I de Inglaterra en la obraContradanza. Francisco Ors es el autor de este texto teatral, que fabula sobre la posibilidad de que la enigmática Reina Virgen fuese realidad un hombre homosexual. En marzo de 1980 se estrenó esta ya histórica función que lo tenía a todo para ser un fracaso y un escándalo a la vez: un argumento arriesgado, un tiempo donde aún mandaban costumbres y mentalidades muy cerradas e incluso un teatro, el Lara, con fama de aburguesado. ¿Cómo un actor ya consagrado aceptó semejante desafío? “Es cierto que es lo más temerario que he hecho, y me hubieran matado de salir mal, pero para mí fue como el premio gordo de la lotería”, afirma el actor, que destaca también la importancia de compartir escenario con actores de la solvencia de Manuel Gallardo y Gemma Cuervo y de estar a la orden del gran José Tamayo. Por suerte, la obra resultó un éxito. “Había un momento clave –evoca Pellicena- cuando me desnudaba del todo, algo que solo había  hecho Victoria Vera, creo, y me mostraba como hombre, y luego volvía a vestirme y a ser la reina. Un desliz mínimo, un pequeño error de enfoque, habría convertido aquello en una caricatura, pero el público entró en la ensoñación a las mil maravillas”. La crítica también premió su “valiente, peligrosa y brillante interpretación”, como la calificó el célebre Lorenzo López Sancho en ABC; y el gremio también le regaló su más cálido aplauso. “Por mi camerino pasaron los mejores actores y actrices para felicitarme. Incluidos José María Rodero y Adolfo Marsillach, que no eran tipos fáciles precisamente”.

Sin título6 Adjuntamos enlace a esta entrevista de Pedro Pérez Hinojoshttp://www.aisge.es/jose-luis-pellicena

Fotografía: Enrique Cidoncha

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*