Exposición de Cézanne en el Museo Thyssen-Bornemisza

Elena Baeza Berruti.

¡Qué queréis que os diga! Esta exposición hay que agradecerla, una vez más, supongo que ha costado un esfuerzo tremendo al Museo Thyssen, puesto que hay obras de Cézanne procedentes de dieciocho países y de innumerables museos (recomiendo comprar el catálogo para saber quién ha prestado obra de todo el mundo mundial). La exposición nos traslada a un punto espacio-temporal en donde surge una nueva forma de manifestar la realidad con los pinceles y que posteriormente incorporará nuevos materiales y conceptos en lo que podemos llamar el primordio de la pintura actual. Esta exposición… ¡no hay que perdérsela! Sobre todo porque es un viaje desde el último Impresionismo hasta el primer Cubismo de, por ejemplo, Braque o Derain, presentes también en la misma exposición, con quizá la misma gama de colores que Cézanne, de forma que se camuflan entre sus pinturas.

En definitiva, se presenta el prefacio de la evolución pre cubista con la belleza aún naturalista del Impresionismo del pintor, nacido en 1839 en Aix-en Provence. Comprender la evolución es comprender a la nueva criatura. La emoción de una representación pictórica de los exteriores arbolados, pero con soluciones técnicas, como las pinceladas tipo “dibujo de rotulador” imantan mi mirada en ese exterior interiorizado en un marco, con determinadas dimensiones que nos aíslan del mundo, en el que me abstraigo. También con el alma que intuye o sabe del valor de esas soluciones, concepto, paleta de colores increíble, trazo, y de ese conglomerado sabiamente sutil de formas, sombras y luces, a veces con ligeros toques de amarillo.

Elena Baeza Berruti. Cézanne. Tinta sobre papel.

Elena Baeza Berruti. Cézanne. Tinta sobre papel.

De todas formas, el motivo es a veces anecdótico para estos pintores, como las frutas, los platos, los cántaros o las botellas de cristal azul, naturalezas muertas que adquieren vida propia. Lo que importa es el tratamiento y sobre todo el compactar el conjunto, gracias a sabios trazos de líneas azules y sombras estratégicas en donde ignoramos la fuente de luz. Es belleza, no solo porque sea algo tangible, algo todavía figurativo y que, sin embargo, ya nos adelanta la abstracción, sino por la absoluta maestría de la agilidad que trasciende al tratar estos temas, siendo ya  proclives a descomponerse en áreas independientes, que en cada zona del cuadro, el todo, toman vida por sí mismas sin perder el significado global, de forma que cada uno de esos sectores del cuadro no sobreviven sin los demás. Mire por donde mire hay vida y una paleta prodigiosa de sombras, tonos neutros, fulgurantes verdes esmeralda, azules turquesa…

Escribo estas líneas sin haber podido leer todo el catálogo, solo las primeras páginas, todavía, pero os recomiendo encarecidamente ¡que no os perdáis la experiencia! ¡Pura Impresión! ¡Pura Pasión!

*Exposición de Paul Cézanne del 4 de febrero al 18 de mayo de 2014. Museo Thyssen-Bornemisza. Palacio de Villahermosa, Paseo del Prado 8, Madrid.

1 Comentario en Exposición de Cézanne en el Museo Thyssen-Bornemisza

  1. Te agradezco el comentario, Satur, sobre todo porque es agradable recibir señales de las personas que también opinan sobre lo que haces, sea que guste o que no, aunque con educación. Intento dar la idea de que la cultura no es algo aburrido (es lo que intenta la página) o exclusivo de gentes que “saben muchísimo”. Es más creo que los lectores nos podéis enseñar, de forma interactiva. Se trata también de generar esa “passione” que provocan las muestras artísticas, para que el lector descubra lo que le fascina o tenga simplemente un punto de vista más didáctico o ese toque diferente, que también tienen mis compañeros y fundadores. ¡¡Muchas gracias!! ¡¡Te cuento “desde ya” entre los seguidores de El culturazo!!!

    Elena Baeza Berruti.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*