El Jardín Vertical de CaixaForum

Carmen de Lucas Vallejo.

El Centro Cultural y Social CaixaForum, inaugurado en 2008, se integra dentro del llamado Triángulo del Arte, en el Paseo del Prado de Madrid.

central_electrica-300x201El solar elegido para su ubicación estaba ocupado por la antigua Central Eléctrica del Mediodía, uno de los últimos ejemplos de la arquitectura industrial que persisten en el casco antiguo de Madrid, y por una gasolinera.

Gasolinera-300x184

 

La Central eléctrica, un edificio de tipo fabril con fachadas de ladrillo y encajonado entre calles estrechas, se empezó a construir en el año 1900 para el empresario José Batlle. El proyecto tenía por objeto la construcción de una fábrica de electricidad que debía abastecer a todo el sector Sur del casco antiguo de Madrid.

La Caixa adquirió el antiguo edificio y emprendió labores de reforma y remodelación completa del edificio en el 2001, según un proyecto del estudio de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron.

Al ser una de las últimas construcciones de arquitectura industrial conservadas, las fachadas de la central eléctrica estaban protegidas y debían mantenerse, así pues, se mantuvo la carcasa de ladrillo, vaciando todo el interior y quitando el zócalo, elevando así el edificio sobre una nueva plaza cubierta, haciendo que el centro de exposiciones parezca flotar en el aire, gracias a una sustentación central que pasa casi desapercibida. De hecho, lo que correspondería a la planta suelo del edificio es una plaza abierta con fuentes y cascadas en uno de sus lados.

CaixaForum_Madrid2El espacio requerido para el Centro era superior al que poseía la antigua Central eléctrica, por lo que se crearon dos plantas más revestidas con un acero rojo agujereado y oxidado, en sintonía con el ladrillo rojo de la carcasa conservada. Se elevó la edificación de tal modo que en la plaza se creara un triedro de planos en rojo, verde y gris que provoca un efecto de cierre espacial.

Al  derribar la gasolinera y crear en su lugar una gran plaza de acceso al Centro, se dejaba al descubierto una gran medianera, la fachada lateral de un bloque anexo. Un problema que se convirtió en ventaja, embelleciendo la medianera mediante un espectacular tapiz vegetal, el primer jardín vertical de la capital madrileña, un jardín que además de ayudar a unir visualmente el proyecto con el Salón del Prado y el Jardín Botánico, también se convierte en la imagen del Centro y en una singularidad vegetal en el centro de la capital que atrae a los viandantes hacia su interior.

CaixaForum_MadridEste Jardín vertical fue el primero que se instaló en España, en 2008, y el de mayor superficie continua del mundo, diseñado por Patrick Blanc, pionero en la creación de jardines verticales sirvió para completar la restauración del edificio del Centro cultural de CaixaForum de Madrid.

Patrick Blanc construye a partir del axioma: “las plantas no necesitan tierra, sólo agua, minerales, luz y dióxido de carbono” y utiliza el jardín vertical como un medio de expresión artística más, afirma que su obra no es un jardín, puesto que no se puede pasear por ella, sino más bien una pintura mural realizada con elementos vegetales.

Siguiendo esta convicción construyó un espectacular muro vegetal con una superficie total de aproximadamente 460 m2.

El frondoso jardín colgante tiene 250 especies diferentes y más de 15.000 plantas. Entre las plantas utilizadas pueden destacarse: Lonicera nitida, Yucca filamentosa, Cistus purpureus, Cedrus deodora, Pilosella aurantiaca, Dianthus deltoides, Arenaria montana, etc. Muchas de ellas son autóctonas, como el arbusto caducifolio Cornus sanguinea (cornejo rojo); otras son foráneas, pero se adaptan bien al clima de Madrid, como la Bergenia cordifolia, comúnmente conocida como hortensia o begoña o col de invierno, propia de Siberia y Mongolia, todas se asientan sobre una manta húmeda, formando un grandioso muro vegetal que sobrevive sin tierra  y que asemeja un cuadro viviente.

00261La estructura metálica que soporta el muro va ligeramente separada del edificio para crear una cámara de aire y además conseguir una barrera al crecimiento de las raíces sobre la pared medianera.

Sobre esta estructura, una lámina de PVC, en la que se inserta la capa de riego, fieltro de poliamida de 3 mm. En total un grosor de cerca de un metro.

El método es muy sencillo, sin necesidad de usar tierra, se insertan las raíces de las plantas entre las dos capas del fieltro y se fijan con grapas.

CaixaMadridJardinVerticalEl riego se efectúa mediante un tubo perforado colocado en la parte superior del muro. La distribución del agua y de la solución nutritiva se hace mediante unas electroválvulas programadas. Se trata, por tanto, de un cultivo hidropónico.

La longitud son diecinueve metros y la altura veinticuatro. A pesar de lo que pueda parecer no se trata de una instalación muy pesada (unos 30 kg por m2).

Pero lo más relevante es que se trata de un magnífico aislante térmico, permitiendo reducir el consumo de energía, y que contribuye a limpiar el aire madrileño, cada metro cuadrado genera el oxígeno consumido por una persona durante todo el año. Sesenta metros cuadrados pueden filtrar 400 toneladas de gases y atrapar 15 kilos de metales pesados y 30 kilos de polvo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*