Corazón palpitante. Being One Forum 1

Arek Janaper.

En incontables ocasiones a lo largo de la vida, anhelamos obtener respuestas a preguntas del tipo existencial que el ser humano se formula. El foro “Somos Uno” se había ideado bajo esa misma premisa. Durante tres intensas jornadas, se daría un encuentro multitudinario en el que un abanico de personalidades de renombre internacional, profundizarían acerca de la interrelación entre la naturaleza del ser humano y el inconmensurable universo.

Para empezar, ¿Cómo titular la experiencia vivida? Resulta una tarea ardua tratar de describirla, aunque me inclino a hacerlo, como uno más de entre cientos de almas que acudieron a Being One Forum. Miraba la página en blanco del laptop y el cursor se hizo de rogar. Su parpadeo me recordó que el palpitar del corazón no podía quedar relegado a un segundo plano.

Beat-it, Beat-it, Beat-it, Beat-it, Beat-it… (Del inglés, del verbo: palpitar). Palpítalo…

De forma inesperada, se empezaron a advertir cambios de última hora en la programación, debido a un sobre cálculo de los espectadores previstos que asistirían al encuentro. Y ante la necesidad de ajustarse al presupuesto recaudado, se evitó la cancelación del evento por todos los medios —aparentemente, con la ayuda desinteresada proveniente de incontables donaciones anónimas de espectadores y otros sectores varios, así como el sobre esfuerzo humano de la organización, los ponentes y el público asistente.

being-one-suspende4-U10108688624AzF--620x349@abcEntre otras medidas adoptadas por la organización, se decidió que “El Madrid Arena” quedara atrás y el evento se trasladaría finalmente a la “La Cubierta de Leganés” —plaza de toros reconvertida para múltiples usos; el tipo de icono arquitectónico con sello español que había inspirado a artistas de distinta índole, desde Picasso a Hemingway, entablando un diálogo explícito con la cultura taurina. Sus luces y sombras. Sin mucho escepticismo, se aceptaría el cambio de emplazamiento porque “lo mires por donde lo mires, la cartelera seleccionada de ponentes no tenía pérdida”.

Con entusiasmo, llegaba a las inmediaciones del recinto como entre tantos —y cada uno con sus propias aspiraciones, en búsqueda de respuestas que mejor pudieran aclarar la compleja idiosincrasia del ser humano. En la primera de las tres jornadas y después de unas dos horas de demora, accedíamos al recinto y nos ubicábamos de acuerdo a los sectores designados según el tipo de localidad adquirida.

LEGANEWS-BEIN-ONE-13052017-4Llamaba la atención que el escenario se encontrara encima de la puerta de cuadrillas. Es el lugar por el que los toreros acceden al ruedo para hacer el desfile inicial, llamado ‘paseíllo’. Todo apuntaba a que los ponentes invitados no perderían de vista el ruedo, y lidiarían incluso con aspectos de la vida y de la muerte. Quizás tendrían que recalar en la parte más instintiva del ser humano, o cuestionarle a la mente sobre su propia naturaleza dual. Y si cabe, poner a prueba el mundo de las emociones. En definitiva: el reto que consiste en integrar cuerpo, mente y corazón. Y no podía faltar el graderío —testimonio éste de voces y diversidad o disparidad de opiniones. Sin duda, el evento prometía. Complejos aparte: “This is Spain”. Esto es España.

El recinto era envolvente y el círculo perfecto de cualquier plaza de toros lo hacía cómplice de la unidad y del encuentro “Somos Uno”. La geometría más rotunda. La cúpula era eco de los cielos y nuestro devenir terrenal pedía tregua por unos días. Sin embargo, para nuestra sorpresa, comenzaba a apercibirse durante la celebración del evento dos historias paralelas que formarían parte de un mismo guion. Estaba previsto que el protagonismo recaería sobre los ponentes de renombre internacional. Pero había un hilo conductor que se iba tejiendo a otro nivel y entre todas las personas vinculadas a Being One Forum.

Corazón palpitante. Being One Forum.A decir verdad, la plaza de toros resultaba ser un lugar indicado para que se celebrara el foro “Somos Uno”, aunque su uso se vería orientado para la ocasión, con un tono menos sangriento al habitual y al que acontece en dichos espacios. Reflejo de la tauromaquia, me rondaba una pregunta obvia con motivo de la temática del foro “Somos Uno”: ¿Qué relación sostiene en el siglo XXI la humanidad con el mundo animal, vegetal, mineral y en definitiva… con el planeta tierra y el universo? —me permito este paréntesis.

En un principio éramos casi todos desconocidos. No obstante, teníamos algo en común: ¿Cómo diste con el evento? Se fueron formando grupos de personas afines. Se daban encuentros afortunados. También se dieron desencuentros y división de opiniones respecto a los cambios de programación del primer día. Unos estaban más afectados que otros. Sopesábamos lo que dábamos y recibíamos. La vida nos retaba una vez más y estábamos obligados a lidiar con lo que nos depara. Durante el primer día se observaba que se iban improvisando soluciones a los problemas que surgían y los ponentes iban dejando huella en nuestras conciencias.

being-one-forum-leganesEn la mañana de la segunda jornada del sábado, se corría el riesgo de cancelación del evento. El público no pudo acceder al recinto. Las noticias que nos llegaban afuera eran cambiantes. Durante varias horas, tratábamos de articular lo que sentíamos entre la marea externa colectiva. Se daban opiniones, emociones y reacciones de todo tipo. Una vez más, la vida llamaba a la mente, al corazón y a la acción a hacer una práctica real: a integrarlos al unísono. Poco a poco, la sucesión de contratiempos conducía a disolvernos en un sentir colectivo. Y de alguna manera, nos encaminábamos a estar más vibrantes. Una consecuencia de lo que se conoce como “estar en el aquí y ahora”.

Fue también triste y difícil de reconfortar a las personas que por los motivos que fuera, decidieron marcharse antes de que reabrieran las puertas. La espera fue prolongada y la incertidumbre la hacía aún más. Muchos se habían desplazado desde muy lejos, desde otras provincias, incluyendo las islas o países varios, procedentes también de América —tantos casos como afectados.

Se estaba dando una criba. Quizás se trataba de una prueba de paciencia. Y como se suele decir: ¡Somos los que estamos! Obviamente, los ponentes también estaban a la espera de que se reanudara el evento. Estaban congregados en un hotel de Madrid. Algunos no dudaron en salir a la calle y desplazarse a Leganés y arrimar el hombro, firmar autógrafos, estar cerca de sus seguidores, y en un gesto de apoyo, se dirigían a la multitud, compartiendo sus ideas mientras esperábamos en el exterior del recinto a que se reanudara el evento.

14946816705111Y a decir verdad, el Being One Forum se estaba dando ya: a pie de calle. Los allí presentes, habíamos organizado una manifestación improvisada. Éramos una masa crítica que reclamaba un foro abierto. Un lugar de encuentro de humildes conciencias. Un espacio de diálogo, de discernimiento y de reflexión humana. Necesitábamos descubrir nuestra propia naturaleza existencial —que no era poco. Sin velos. Mirar a nuestra existencia de frente. ¿Quién soy? ¿Una pieza de un puzle infinito?

Ante los cambios inesperados, la multitud reaccionaba de forma civilizada. De manera ejemplar. Más que una protesta callejera, resultó ser un reclamo consciente colectivo a las puertas de una plaza de toros adaptada a nuevos usos. A nuevos tiempos. Se pensaba, sentía y actuaba de forma sincronizada. Hasta el desorden formaba parte del orden. Del propio guion del evento.

Y llegó el ansiado momento: la práctica totalidad de los invitados que figuraban en el cartel inicial, continuaron dando sus ponencias de manera magistral durante la segunda y la tercera jornada de clausura. No dejaron de sugerir fuera y dentro del recinto, que cada uno lo hizo posible “haciendo piña entre todos”. Y de esta manera nació el foro “Somos Uno” en España —convirtiéndose en un evento pionero en Europa desde su concepción.

Being One Forum. Madrid. Mayo 2017.                                                           Continuará…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*