Archivo Paco Gómez. El instante poético y la imagen arquitectónica

Mari Carmen González Dotor.

La Comunidad de Madrid presenta, en la Sala Canal de Isabel II, la exposición Archivo Paco Gómez. El instante poético y la imagen arquitectónica, un recorrido por la obra del fotógrafo Francisco Gómez (Pamplona, 1918-Madrid, 1998) compuesto por más de cuatrocientas piezas, entre fotografías y revistas, cuya selección es el resultado de un ingente trabajo de investigación llevado a cabo por el comisario e investigador Alberto Martín, en colaboración con la Fundación Foto Colectania, que custodia el archivo completo del fotógrafo, donado por su hija en 2001, e integrado por casi 25.000 negativos y unas 1.150 copias.

38001_1Francisco Gómez es uno de los nombres indiscutibles de la fotografía contemporánea de la segunda mitad del siglo XX. Tenía ya 40 años cuando ingresó en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid en 1956 y su vida resuelta como gerente de la sastrería familiar. Era un aficionado con un talento plástico innato, conocedor del arte, del mejor cine de su tiempo y del jazz, que casi de inmediato se integró en los grupos que  impulsaron la renovación de la fotografía española.

Un año más tarde, en 1957, entra en Afal (Almería) y luego, junto a otros fotógrafos que rechazaban el pictorialismo y el llamado “salonismo” habitual en la fotografía española de la etapa de la dictadura, como Ramón Masats o Cualladó, fundó el colectivo La Palangana(1959), considerado el germen de la Escuela de Madrid. El grupo quiso dar un testimonio veraz de su tiempo alejándose de criterios academicistas, y a ellos se atribuye el surgimiento de un neorrealismo español.

Era una época de Escuelas que en realidad eran más lugares de encuentro para las diferentes profesiones liberales, más o menos artísticas, sin eco, ni en las academias ni en la universidad, plenamente anuladas y cerradas a cualquier innovación formal y no digamos ya a un arte menor, como la fotografía.

exposicion-fotografica-de-paco-gomez-en-el-canal-de-isabel-ii_701913Sin dejar de retratar la realidad que vivía, la España de los años 60 y 70, ofrecía una visión totalmente alejada de sus coetáneos, dejando un legado con una impronta genuina y de una gran coherencia tanto temática como formal, es una muestra definitiva para el conocimiento y valoración de quien realizó algunas de las imágenes más poéticas de la España de la posguerra.

Sus fotografías se caracterizan por un acentuado rigor formal, el simbolismo y la evocación; el interés por la experimentación plástica y un cierto componente existencial en el tratamiento del elemento humanole diferencian y singularizan en relación al trabajo de sus compañeros de generación.

En la exposición se pueden ver, junto a sus imágenes más famosas y divulgadas, múltiples fotografías y materiales escasamente conocidos o inéditos.

Se recogen imágenes de sus primeras exposiciones y publicaciones, el proceso de conformación de su obra y su desarrollo posterior a lo largo de varias décadas, las que van de los años cincuenta a los noventa. La exposición incluye un repaso de su producción editorial y su participación en diferentes proyectos, su práctica del género del retrato desde diferentes vertientes y especialmente su colaboración, desde 1959 hasta 1974, con la revista Arquitectura, publicación del Colegio de Arquitectos de Madrid, para la que realizó 43 portadas y gran número de ilustraciones y reportajes, documentando así los años claves del crecimiento de la ciudad. Para Arquitectura fotografió las calles y barrios de Madrid, su articulación urbanística, su ambiente y sus habitantes, detalles ornamentales o funcionales, el crecimiento y expansión de la ciudad, y, por supuesto, múltiples proyectos arquitectónicos, muchos de ellos obra de los más destacados arquitectos de la época.

untitledPor un lado, su tratamiento de la foto arquitectónica de edificios singulares alcanza grados de composición e iluminación verdaderamente impresionantes y originales.

Es posible que su relación con la arquitectura transformara su concepción de la fotografía artística, que en el futuro tendría como protagonista muros, paredes, tapias y medianeras, pero lo que sí es seguro es que marcaron su otra gran vertiente, lo que pueden llamarse paisajes urbanos de la creciente periferia de Madrid.  Muchas de estas fotos directamente impresionan. Hay figuras humanas, pero nunca protagonistas sino como hitos de humanidad en esos paisajes desolados donde se levantan nuevos y enormes barrios y edificios como La Guindalera, Barrio de la Concepción o San Blas. Trayectos por los que circulan tranvías entre la nada y los matojos.

Paco-Gomez-fotografo-arquitectura-imagen-arquitectonica-3Pero las páginas de esta revista también sirvieron de cauce para su obra creativa, siendo en ellas donde esencialmente se plasmó y difundió la investigación que llevó a cabo en torno a la abstracción, en un interesante diálogo con la creación plástica del momento.

Fotografiase rastros, sombras, pequeños objetos, muros o espacios desnudos, lo hizo confiriéndoles poesía, encontrando belleza en motivos que, mirados sin detenimiento, podrían parecer banales, y lo hizo aunando expresividad y sobriedad.

En sus composiciones, muy estudiadas, no tiene cabida lo superfluo. Predominan las líneas rectas, simples, los enfoques limpios, fotografiaba siempre frente a frente sus motivos, y la presentación de ejes claros que estructurasen las imágenes. .

38001_2Esta exposición así como el catálogo que la acompaña y complementa, con textos del comisario de la muestra Alberto Martín, del investigador, comisario y director artístico del Museo Universidad de Navarra Rafael Levenfeld y del  Dr. arquitecto, comisario y fotógrafo Iñaki Bergera, están concebidos como una herramienta fundamental de estudio y documentación sobre su obra, siendo un paso necesario para profundizar en su figura, en la totalidad de su obra y en el lugar que ocupa dentro de la historia de la fotografía española.

Extremadura-Gelatina-Archivo-Fundacion-Colectania_EDIIMA20160610_0666_19Sala de Exposiciones Canal de Isabel II. Santa Engracia, 125. Madrid. Hasta el 24 de julio. Entrada gratuita.

Sin título

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*