Aquí yace la literatura

Jaime Fa de Lucas.

literatura huesos cervantesBajo la antigua iglesia de Las Trinitarias yacen los restos del escritor Miguel de Cervantes. Es cuestión de tiempo que los georadares, los escáneres 3D y demás tecnologías den con el punto exacto y podamos levantar sus huesos como si de la Copa del Mundo de Fútbol se tratara, o mejor, como un trofeo de Roland Garros, una vez batida la tierra, el descubridor tiene permiso para imitar a Rafa Nadal en las fotos e hincar el diente a la tibia de Miguelito.

Desconozco la importancia de este descubrimiento y qué pasaba por la cabeza de los impulsores del proyecto a la hora de decidir llevarlo a cabo. Probablemente el objetivo de todo esto sea generar una nueva técnica atrapaturistas: “pasen por caja para ver los restos del más grande escritor de todos los tiempos”. No les quepa duda de que algún tipo de beneficio económico hay detrás, sobre todo teniendo en cuenta el destrozo literario y cultural que permiten las altas esferas españolas. La literatura y la cultura en general son lo de menos, lo importante son los billetes.

La paradoja es que estamos ante una sociedad –un gobierno– que invierte dinero, tiempo y esfuerzo en la búsqueda de los restos del que fue un gran escritor en su tiempo, pero no se preocupa de fomentar la aparición de nuevos escritores, es más, ni siquiera impide que el sistema les perjudique. Permite que la gran mayoría de premios literarios, tanto de novela como de relato, estén amañados, dando pie a que se conviertan en plataformas de marketing o recipientes de amiguismo. Además, en cuanto a la recepción de manuscritos, casi todas las editoriales son herméticas –hablo desde mi experiencia personal–, y es muy difícil que un joven desconocido llegue a publicar –si es que se leen su manuscrito– si no viene recomendado por alguien del mundillo. De acuerdo, aceptemos que el estado no puede luchar contra todo eso, pero lo que sí puede hacer, para ejercer un contrapeso que camine hacia la pureza y la honestidad, y en defensa del valor cultural, es crear un par de premios literarios para jóvenes escritores que verdaderamente dependan de la calidad de las obras. No habría que gastar mucho, simplemente publicando la obra y distribuyéndola sería suficiente. Creo que es un esfuerzo muy pequeño para algo cuya aportación cultural podría ser importante en el futuro.

Esta actitud es un fiel reflejo de la característica principal de nuestra sociedad: el estancamiento. Ese inclinarse hacia el pasado para rebañar los restos de cuando fuimos grandes, evitando afrontar la incertidumbre del futuro con solvencia y dejando pasar la oportunidad de sembrar para cosechar más tarde. Poco va a poder hacer Miguelito para que el panorama literario de nuestro país vuelva a brillar y que las nuevas voces –las de calidad, no las que tienen contactos– inunden nuestro territorio con sus peculiaridades. Aunque nunca se sabe, quizás el espíritu de la filantropía –no la mató Nietzsche sino el capitalismo– se manifieste ante nosotros y los beneficios económicos asociados a los huesos de Cervantes se empleen para catapultar el nivel literario y cultural de nuestro país. No obstante, siendo realistas, sería mejor que los que se catapultasen hacia otros lugares fueran los jóvenes creadores de nuestro país, seguro que lejos de aquí les van a recibir con los brazos abiertos.

2 Comments en Aquí yace la literatura

  1. Es muy interesante todo lo expuesto en este artículo. Gracias por ponerlo a disposición de todo el mundo!

  2. Acertadísimo. Lo del premio para jóvenes…pues se hace una fundación.
    Lo de irse fuera…¡¡¡hay muchísimo mundoooo!!!
    Pero mejor si se hace bien aquí. De todas formas ¡¡lo ideal es que te lean en cualquier punto del planeta redondoide!!!!!!
    ¡¡¡Ánimo!!!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*