Amar Kanwar I

Carmen de Lucas Vallejo.

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21) presentan dos de las principales videoinstalaciones de Amar Kanwar, artista y cineasta indio cuya obra se caracteriza por recopilar testimonios de las poblaciones más vulnerables de su país. Los dos proyectos, El bosque soberano y Testimonios relámpago, encargados y producidos por TBA21, exploran nociones de justicia y la forma en que esta se aplica a las acciones individuales, a las leyes y a las políticas públicas, temas especialmente relevantes en el contexto actual de noticias falsas y narraciones inventadas.

Kanwar_La_escena_del_crimen_03_GRNDComisariada por Chus Martínez, la exposición se abre al público el 27 de febrero de 2019, coincidiendo con ARCO Madrid. Se trata de la segunda colaboración entre el museo y TBA21, fundación creada por Francesca Thyssen-Bornemisza, hija del barón Hans Heinrich Thyssen- Bornemisza, para presentar piezas de su colección de arte contemporáneo en Madrid, en una serie de exposiciones que continuará durante los próximos años.

Esta colaboración refleja la voluntad de diálogo entre dos colecciones y dos lenguajes formales y artísticos distintos, pero parejos en su interés por entender que el arte y los artistas de todas las épocas ansían comprender la relación entre experiencia e imagen para dar forma al pensamiento y sentir de cada época.

Kanwar_La_escena_del_crimen_05_GRNDLa presentación de las obras de Amar Kanwar consolida un ciclo que invita al visitante a concentrarse en trabajos escogidos para familiarizarlo con modos de hacer y con preguntas fundamentales en nuestro tiempo, como por ejemplo la justicia, como una virtud que motiva la acción humana y que inspira la relación con los otros y con la naturaleza. Las dos instalaciones aluden directamente a cómo la ausencia de justicia tiene efectos devastadores en las comunidades y en la naturaleza, creando un sentido de desamparo del que su obra se hace eco.

Amar Kanwar es un artista y cineasta indio residente en Nueva Delhi que aborda en sus documentales y videoinstalaciones temas relacionados con los derechos humanos, como el nacionalismo, la política, la justicia, el poder, la violencia y los abusos sexuales en su país. Sus películas son complejas narrativas que conectan historias personales con procesos sociales y políticos más amplios, vinculando leyendas y objetos rituales con símbolos y acontecimientos actuales. Ha presentado exposiciones individuales en Tate Modern (Londres), Stedelijk Museum (Ámsterdam) y Haus der Kunst (Múnich), entre otros lugares, y ha participado en Documenta (Kassel) en 2002, 2007, 2012 y 2017.

El bosque soberano

Iniciado en 2011 y todavía en desarrollo, El bosque soberano es un proyecto de investigación que surge del conflicto en Odisha, una región agrícola en el este de India, entre comunidades locales, gobierno y grandes empresas por el control de las tierras de cultivo, los bosques, los ríos y los minerales, lo que ha provocado el desplazamiento forzoso de comunidades indígenas, granjeros y pescadores y ha generado un clima de violencia. Presentado como un archivo de películas, libros, fotografías y documentos, la instalación proporciona distintas formas de acercarse a los problemas sociales, morales, económicos y políticos de Odisha, similares a los que todavía hoy se enfrentan muchas comunidades en todo el mundo.

Durante más de diez años, Kanwar ha estado filmando las intervenciones industriales que han destruido grandes extensiones de terreno en este estado indio, un proceso que comenzó en la década de 1990 con la connivencia del gobierno, eliminando restricciones burocráticas y legales.

Kanwar_La_escena_del_crimen_01_GRNDPara responder a esta situación, surgieron grupos locales de resistencia formados por campesinos, pescadores e indígenas que, impulsados por líderes locales independientes, y a veces apoyados por activistas urbanos, compartieron su experiencia para activar un discurso local sobre desarrollo, industrialización y rehabilitación. A pesar de ser en un principio grupos de carácter no violento, han tenido que enfrentarse a la represión policial y a la violencia de las mafias locales, contratadas por políticos o empresarios.

Ejemplos de todo esto son los movimientos contra las compañías que extraen aluminio y bauxita en Kashipur, contra la adquisición de terrenos por la empresa coreana de acero POSCO y contra el grupo industrial TATA en Kalinganagar.

Concebido por Amar Kanwar en colaboración con el activista Sudhir Pattnaik y el diseñador y realizador de documentales Sherna Dastur, El bosque soberano se presentó en 2012 en Bhubaneswar, la capital de Odisha, y muchos visitantes se animaron a compartir sus ideas y experiencias, aportando en ocasiones nuevas pruebas, con lo que ya entonces la instalación comenzó a crecer. Después se presentó en otros espacios, como en el Museo de Historia Natural de Kassel (Alemania) como parte de Documenta 13; en el almacén del recinto de una mansión colonial en ruinas, en la Bienal de Kochi-Muziris (Kerala, India); en el edificio de un banco antes de ser demolido, en la Bienal de Sharjah (Emiratos Árabes Unidos); en el Parque de Esculturas de Yorkshire (Inglaterra), y en TBA21– Augarten, en Viena (Austria).

Kanwar_La_escena_del_crimen_02_GRNDEl recorrido de la exposición comienza con la parte central de El bosque soberano, La escena del crimen (2011), un vídeo monocanal de 42 minutos que presenta los impresionantes paisajes de Odisha antes de su destrucción, a través de unas imágenes capturadas con sensibilidad poética y precisión íntima que permiten explorar su belleza a la vez que invitan a la reflexión: un pescador que arroja su red al anochecer, animado por el canto de los pájaros y los insectos, el estuario que fluye ondulante hacia el mar y el juego de las hierbas altas y el arroz en sus variados tonos de verde. Casi todas las escenas de esta película muestran territorios que ya han sido recalificados como áreas industriales y están inmersos en procesos de compra por parte del gobierno y otras corporaciones.

El paisaje natural se presenta como la escena de un crimen: cada lugar, cada brizna de hierba, cada manantial y cada árbol pertenece a un terreno adquirido y su destino es desaparecer. A través de esas imágenes y del intenso ritmo meditativo de la edición, Kanwar explora el significado de la pérdida y la muerte.

En una sala adyacente, se sitúa la segunda parte de la instalación, La sala de las semillas, que contiene pequeñas películas proyectadas sobre libros de papel artesanal, y una pared de semillas autóctonas de Odisha. Como explica Kanwar, cuando el agricultor Natabar Sarangi comenzó a cultivar arroz, se dio cuenta de que en Odisha se utilizaban muy pocas variedades, aunque él recordaba que en su infancia había formas, gustos y cualidades naturales muy diferentes. Para preservar este rico legado y devolverlo a los ciclos naturales de cultivo, Sarangi se dispuso a recoger, cultivar, cosechar, propagar y archivar semillas. En esta sala, diseñada con Sherna Dastur y adaptada a medida que viaja, se presentan 272 especies de semillas de arroz en contenedores individuales hechos a mano. Procedentes de “la escena del crimen” y bajo una constante amenaza de desaparición, constituyen un extenso sistema de conocimiento que se ha compartido y desarrollado durante décadas.

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Salas de exposiciones Moneo, planta -1. Paseo del Prado, 8. Madrid. Hasta el 19 de mayo de 2019.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*